Zampini: el desafío es redescubrir el valor de los excluidos y del bien común

El padre Augusto Zampini, Secretario Adjunto del Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral y miembro de la recién creada Comisión interdicasterial, conversa con Vatican News sobre los objetivos de esta entidad creada el pasado 15 de abril a solicitud del Papa Francisco.

Reflexionar sobre las consecuencias socioeconómicas de la pandemia

Zampini añadió que la segunda responsabilidad es pensar, reflexionar, analizar las consecuencias socioeconómicas que produce la pandemia: “El Papa nos pidió traer memoria del futuro. Anticiparnos a este nuevo mundo que se viene y con ciencia, imaginación y fe, traer esperanza para que este mundo sea más justo, haya personas más sanas, un planeta más sano. Recordemos que la crisis ecológica sigue abrazando todas las otras crisis. Este es un aspecto de la realidad que podemos cambiar radicalmente con la conversión ecológica”.

En relación con la economía, Zampini se refirió al tema del trabajo y se detuvo en las dinámicas que están impulsando muchos países para rescatar a las grandes empresas y afirmó: “Es importante ver las consecuencias del trabajo, cómo van a ser los rescates a las empresas y a los más vulnerables. También insistió en que el trabajo incluye la salud integral: lo físico y lo espiritual”.

Seguridad alimentaria 

El tema de la seguridad es un área de especial importancia en el momento actual, anotó Zampini, quien lo relacionó con otros temas que tienen que ver con la situación sanitaria, por ejemplo, la seguridad cibernética, la seguridad en la familia, y cómo enfrentar los conflictos y la violencia armada. Insistió en la seguridad alimentaria, pues el sistema de producción, comercio y distribución de alimentos está alterado y no todo el mundo tiene capacidad de producir alimentos en ese momento.

El Secretario Adjunto señaló que la comisión de la que es parte, está dividida en cinco grupos de trabajo. El área de las relaciones con los Estados y las organizaciones internacionales, se trabaja en colaboración con la Secretaría de Estado del Vaticano y el área de comunicaciones la coordina el Dicasterio para la Comunicación.

El tema del trabajo

Cuestionado particularmente sobre el tema del trabajo, durante y después de la pandemia, Zampini afirmó que “El tema del trabajo es un tema clave para el Papa y para la Doctrina Social de la Iglesia. El trabajo hace la dignidad de la persona”. Subrayó que “Con la pandemia quedan en evidencia aquellos trabajos que son muy importantes para la subsistencia de la sociedad y que no siempre están bien pagados. Hoy descubrimos que trabajos como el que reparte comida, el que limpia las calles, los que trabajan en supermercados, los que limpian los hospitales. Todos esos trabajos que nadie los mira, descubrimos que son importantes. También están los que trabajan día a día y que ahora están obligados a quedarse en sus casas para evitar el contagio. Pero, ellos tienen que salir para dar de comer a los que se quedan en casa. Entonces me pregunto, ¿Para ellos qué significa quedarse en casa? Igual nos lo preguntamos para aquellos que no tienen casa”.

Responsabilidad de la comisión

Zampini puntualizó sobre el alcance de la comisión: “Nosotros no vamos a resolver los problemas del mundo, insistió. Lo que podemos hacer es conectar gente, hacer algunos gestos de solidaridad en nombre de la iglesia, poner en el centro a las personas. Nuestra tarea es pensar ¿qué sentido tiene esta pandemia para la humanidad? ¿Qué sentido tiene para la humanidad? ¿Qué quiere decir Dios con esta crisis sanitaria? Esta es una prueba para ver cómo construimos una solidaridad nueva. Sin ella no podemos afrontar las causas de la pandemia. Si no lo hacemos, vendrá otra pandemia en el futuro. Se trata de ver ¿qué clase de humanidad queremos construir? Se tratan de hacer propuestas de acción en comunión, en diálogo con todos”.

Nuestro trabajo es poner en comunión, ayudar a cargar esta realidad juntos

Profundizando un poco más sobre la mirada que debemos compartir de cara al futuro, Zampini nos invita a ser parte de una escena: “Imaginemos, dijo, que estamos ante una tormenta terrible y cada uno la va a afrontar dependiendo desde dónde se encuentre. Quizá todo mundo dice que estamos en el mismo barco. Reflexiono un momento y digo: creo que no todos estamos en el mismo barco. Hay unos que están en barcos seguros, otros están en barquitas, en lanchas que están a punto de darse vuelta. El punto está en cómo unimos todas estas barquitas y barcazos para hacer una gran flota unida para navegar y afrontar esta problemática con un nuevo sentido de solidaridad universal. Por supuesto, nosotros no vamos a salvar el mundo, eso lo hace Jesús. Se trata, como lo dice el Papa, de dar una oportunidad a nuestra generación de regenerarse. En vez de ser recordados como la generación más irresponsable de la historia de la humanidad, por producir la crisis ecológica, podemos ser recordados como aquellos que redescubrirnos lo que significa el bien común, vivir juntos y no olvidar a los excluidos y no ser indiferentes ante el dolor. Esto es lo que intentamos hacer. Entrevista a P. Augusto Zam

FUENTE: VATICAN NEWS

Leave a Reply

Your email address will not be published.