SinodoAmazonico. Homilía de Monseñor Miguel Cabrejos Vidarte

Ante la presencia del Papa Francisco se llevó a cabo durante la mañana del lunes 21 de octubre la 14ª Congregación general del Sínodo de los Obispos sobre la Región Panamazónica que concluirá el próximo día 27. El Arzobispo Miguel Cabrejos Vidarte, Arzobispo de Trujillo y Presidente del CELAM pronunció la homilía

Vatican News – Ciudad del Vaticano

Ciento ochenta y cuatro Padres Sinodales asistieron esta mañana a la Congregación Generale que, como es costumbre en el momento de la apertura comenzó con la Hora Tercia, cuya homilía, en esta ocasión estuvo a cargo de Monseñor Miguel Cabrejos Vidarte, Arzobispo de Trujillo y Presidente del CELAM, es decir, del Consejo Episcopal Latinoamericano.

Bendigan al Señor todas sus obras          

El Prelado exhortó a ver el ejemplo de San Francisco – que el Papa Francisco eligió como inicio de su encíclica Laudato Si’ – y la poesía del Cántico del hermano sol, a la vez que comenzó recordando que el Santo Padre también encomendó a San Francisco este Sínodo, en los jardines vaticanos, el pasado día 4. Y dijo textualmente:

“ Francisco sustituye la belleza medieval, reservada solamente a los poderosos, con la belleza de los últimos, en el tocar y el besar al leproso. Esta oración compuesta en el monte Alvernia, nos dice que el Dios de Francisco no es más un Dios guerrero, sino el Dios sufriente, El Dios que padece y con-padece el dolor del ser humano, herido por la mortalidad ”

Dios, Padre de todos y de todas las cosas

“El Dios conocido por Francisco es el todo: Dios mío y mi todo”, afirmó más adelante el Arzobispo en su reflexión y añadió que “la experiencia de la totalidad de Dios, de su bondad en todo, en todas las cosas, representa la amplitud y extensión de su visión de la realidad, que no puede incluir sino todo en Dios y Dios en todas las criaturas”:

“ En toda obra alaba al Creador. Todo aquello que encuentra en las criaturas lo refiere al Creador. Exulta de alegría en todas las obras salidas de las manos del Señor, y a través de esta visión gozosa, intuye la causa y la razón que las vivifica ”

Prosiguiendo en su reflexión Monseñor Cabrejos Vidarte afirmó que “si para San Francisco el pecado, es apropiación no sólo de la voluntad sino de los bienes que el Señor obra en el ser humano, la alabanza, al contrario es restitución”. De ahí que “el ser humano no puede alabar a Dios como conviene, porque con el pecado ha herido su filiación”.

“ El ser humano es tal sólo si reconoce la propia sencillez. Si en la Regla de Francisco, la indignidad del ser humano pecador es socorrida por el Hijo de Dios, en el Cántico, las criaturas desempeñan el papel de mediador para alabar a Dios ”

Y así – prosiguió – “las criaturas del universo llenan el vacío de un ser humano desprovisto, por el pecado, de una voz digna de alabar al Creador “como a Él le agrada”.

Alabar a Dios en las cosas creadas

Hacia el final de su homilía el Arzobispo sugirió que “por la mañana, cuando sale el sol, todo hombre debería alabar a Dios, que ha creado aquel astro, a través del cual nuestros ojos son iluminados durante el día. Y por la tarde, cuando cae la noche, todo hombre debería alabar a Dios por aquella otra criatura: el hermano Fuego, a través del cual nuestros ojos son  iluminados durante la noche”.

“San Francisco – concluyó – descubre en Dios el puesto de la Creación, le devuelve la Creación a Dios, ve a Dios en todas las cosas y por ello se atreve a llamarlas hermanas”. Por eso, canta:

“ Tú eres Grande, Tú eres Altísimo. Tú eres omnipotente, Tú, Padre Santo, rey del cielo y de la tierra. Tú eres trino y uno, Señor Dios de los dioses, Tú eres el bien, todo bien, el sumo bien. Señor Dios vivo y verdadero. Tú eres amor y caridad. Tú eres sabiduría. Tú eres humildad, Tú eres paciencia, Tú eres belleza ”

FUENTE: VATIVCAN NEWS

Leave a Reply

Your email address will not be published.